Archivo de la etiqueta: Flaubert

Gustave Flaubert a Louise Colet

La próxima vez que te vea te cubriré con amor, con caricias, con éxtasis. Te atiborraré con todas las alegrías de la carne, de tal forma que te desmayes y mueras. Quiero que te sientas maravillada conmigo, y que te … Seguir leyendo

Publicado en Colección de textos literarios o no, Historia de la literatura | Etiquetado | Deja un comentario

El poder de lo fútil, Milan Kundera

En 1879, para la segunda edición de «La educación sentimental», Flaubert hizo cambios en la disposición de los puntos y aparte: nunca dividió uno en varios, pero con frecuencia los unió en párrafos más largos. Me parece percibir en ello su … Seguir leyendo

Publicado en El oficio de creador, Tecnica literaria | Etiquetado , | Deja un comentario

Es algo delicioso el escribir

Hace falta quererte para escribirte esta noche, pues estoy agotado. Tengo un casco de hierro en el cráneo. Desde las dos de la tarde (salvo unos veinticinco minutos para cenar) escribo Bovary, estoy en su polvo, de lleno, inmerso; sudamos … Seguir leyendo

Publicado en El oficio de creador | Etiquetado | Deja un comentario

El maestro Flaubert

[…] Flaubert, el más querido de los autores. Nunca olvidaré aquel día, recién llegado a París en el verano de 1959, que compré en La Joie de Lire, de la rue Saint-Severin, aquel ejemplar de “Madame Bovary”, que me tuvo … Seguir leyendo

Publicado en El oficio de creador | Etiquetado , | Deja un comentario

Flaubert y su Bovary

Hace falta quererte para escribirte esta noche, pues estoy agotado. Tengo un casco de hierro en el cráneo. Desde las dos de la tarde (salvo unos veinticinco minutos para cenar) escribo Bovary, estoy en su polvo, de lleno, inmerso; sudamos y … Seguir leyendo

Publicado en Colección de textos literarios o no | Etiquetado , | Deja un comentario

Cartas de amor I

Te cubriré de amor la próxima vez que nos veamos, con caricias, con éxtasis. Quiero morderte con todas las alegrías de la carne, hasta que desfallezcas y mueras. Quiero dejarte atónita, que te confieses que nunca habías soñado de semejantes … Seguir leyendo

Publicado en Colección de textos literarios o no | Etiquetado | Deja un comentario

Experiencia de la imaginación

Cuando escribía el envenenamiento de madame Bobary, tenía una forma tan realista el sabor del arsénico en la boca, estaba de forma tan realista envenenado yo mismo, que me provoqué dos indigestiones una tras otra: dos indigestiones reales, pues vomité … Seguir leyendo

Publicado en El oficio de creador | Etiquetado , , | Deja un comentario