Rentrée 2019: Lecturas para abrir boca

Contra lo que pueda parecer, hay vida literaria más allá de Michel Houellebecq. Ida Vitale, Luis Landero, Julian Barnes, Mary Beard o Éric Vuillard lideran un trimestre literario algo apático aunque con alguna grata sorpresa en el que destacan varios inéditos y aniversarios.

Origen: Rentrée 2019: Lecturas para abrir boca

Publicado en Actualidad literaria, De libros, bibliotecas,... | Etiquetado | Deja un comentario

No puedo ser historiador de Cracovia. I Adam Zagajewski

No puedo ser historiador de Cracovia, aunque me interesan las personas y las ideas, los árboles y los mundos, la cobardía y el valor, la libertad y la lluvia. Las ideas también, porque las ideas se pegan a nuestra piel y van cambiándonos sin que nos percatemos. El espíritu del tiempo esculpe nuestros pensamientos y se ríe de nuestros sueños. Me interesan las paredes de las casas, los muros; el lugar en que vivimos no es indiferente en la conformación de nuestra existencia. Los paisajes entran en nuestro interior, dejan huellas no solo en nuestra retina, sino también en las capas profundas de nuestra personalidad, los instantes en que, tras un chaparrón, se revela de pronto el gris celeste del cielo permanecen en nosotros, igual que los instantes en que cae en silencio la nieve. Y puede que incluso las ideas se unan con la nieve a través de nuestro espíritu y nuestro cuerpo. Y con los muros de las casas. Y después desaparecen casas y cuerpos y espíritus e ideas. Pero yo no puedo ser historiador de Cracovia; tan sólo puedo intentatr volver a algunos momentos, a algunos lugares, acontecimientos; a unas cuantas personas que amaba y admiraba, y a algunas que no soportaba.

Adam Zagajewski copia

Adam Zagajewski. En la belleza ajena

Publicado en Colección de textos literarios o no, Tecnica literaria | Etiquetado | Deja un comentario

Roberto Bolaño, una galaxia en expansión

Nuevos cómics, películas y proyectos digitales mantienen viva la obra del autor de Los detectives salvajes, de quien se publicó otro inédito, Sepulcros de vaqueros.

Origen: Roberto Bolaño, una galaxia en expansión – 20/07/2018 – Clarín.com

Publicado en Actualidad literaria, Información | Etiquetado | Deja un comentario

Cuaderno de poemas. “Cuando venga la muerte”. Mary Oliver

Cuando venga la muerte

Cuando venga la muerte
como en otoño el oso hambriento;
cuando venga la muerte y le saque del monedero todas las monedas brillantes

para comprarme, y lo vuelva a cerrar
cuando venga la muerte
como una eruptiva

cuando venga la muerte
como un témpano entre los omóplatos,
quiero atravesar curiosa esa puerta,
preguntándome:
¿cómo será la casa de campo de la oscuridad?

Y en consecuencia, considerarlo todo
una hermandad o una sororidad,
y al tiempo, nada más que una idea
y a la eternidad, otra posibilidad,

y pensar en cada vida como una flor, tan común
como una margarita, igual de singular,

y en cada nombre como una música agradable a la boca,
que como toda música tiende al silencio,

y en cada cuerpo como un león de bravura, y algo
precioso para la tierra.

Cuando se acabe, quiero decir que toda la vida
fui la novia casada con el asombro,
fui el novio, que tomó al mundo entre los brazos.

Cuando se acabe, no me quiero preguntar
si hice de mi vida algo especial, y verdadero.

No quiero estar asustada y suspirante,
ni llena de argumentaciones.
No quiero terminar habiendo sido nada más que una visita en este mundo.

mary oliver

Mary Oliver

Publicado en Colección de textos literarios o no | Etiquetado | 2 comentarios

‘La generación’: historia del último ‘boom’ de la literatura española

Una ola de autores nacidos en los ochenta y noventa, con una arrolladora presencia de mujeres y una prosa impulsada por la reflexión sobre el género, invade las librerías

Origen: ‘La generación’: historia del último ‘boom’ de la literatura española | Cultura | EL PAÍS

Publicado en Actualidad literaria, Historia de la literatura | Etiquetado , | Deja un comentario

James Salter. Los métodos de Flaubert

Flaubert empezó a escribir «Madame Bobary» en 1851, un año después de la muerte de Balzac. Tenía casi treinta años. Admiraba a Balzac, ambos eran realistas. «Madame Bobary», que con el tiempo se convertiría en la novela realista por autonomasia, le llevó cuatro años y medio de trabajo. De dónde salió la idea de la novela, cuánto se basa en un caso real o un historial clínico, son cuestiones interesantes, pero ahora me gustaría hablar sobre Flaubert y sus métodos, su manera de trabajar y sis expectativas e intenciones.

Flaubert era soltero. Nunca se casó. Vivió toda la vida en una confortable casa familiar, con un gran jardín y vistas al río en Croisset, una localidad cerca de Ruán. Había sirvientes. Vivía con su madre y una joven sobrina, Caroline, a la que adoraba. Apenas viajaba, de vez en cuando a París para airearse o verse con amistades, y, en una ocasión, a Egipto con su amigo Maxime du Camp. Era una vida completamente burguesa, por más que Flaubert despreciara a los burgueses. El cieno de la burguesía, decía, y su sociedad democrática. Tenía una amante, una poeta, Louise Clolet, pero vivía en otro pueblo, y así él pudo dedicarse por entero a su trabajo.

Su estudio estaba en la planta alta de la casa, una habitación amplia que daba al jardín, con el Sena de fondo. Solía escribir desde primera hora de la tarde hasta bien entrada la madrugada, parando sólo para cenar, y era infatigable, escribiendo, reescribiendo, revisando, y produciendo lentamente, quizá «una página por semana, o una en cuatro días, o trece en tres meses». Hay unas cuatro mil quinientas cuartillas de borradores para trescientas del libro.

Sopesaba cada frase. Seleccionaba, rechazaba, volvía a escoger las palabras una por una. «Una buena frase de prosa -decía- debe ser como un buen verso, “incambiable”, igual de rítmica y de sonora.» Ensayaba sus frases y párrafos en voz alta en lo que denominaba su “gueuloir”, el lugar donde declamaba, para juzgar su cadencia y fuidez. Además, todas las semanas leía a un amigo de manera ritual lo que había escrito.

Quería escribir con objetividad, con exactitud, con precisión, evitando la metáfora y el juicio moral.Por encima de todo quería escribir una novela que fuera realista, casi aséptica, sin idealizar nada, y crear algo monumentalmente bello partiendo de gente provinciana y vidas corrientes, incluso vanales. Todo dependería del estilo. El estilo en la escritura era de primordial importancia. Incluso llegó al extremo de decir que sería «un libro sobre nada, un libro sin ataduras exteriores, que se aguantase a sí mismo con la fuerza interna de su estilo». Pero, pòr supuesto, es más que eso; nos regala el milagro ce un mundo completo.

James Salter

James Salter. El arte de la ficción

Publicado en El oficio de creador | Etiquetado , | Deja un comentario

Dedicatoria. Juan Carlos Onetti a Julio Cortázar en “Dejemos hablar al viento”.

ddedicatoria de onetti a cortázar

(A través de “Literland”)

Publicado en Documentos | Etiquetado , | Deja un comentario