Cuaderno de poemas. “La ventana”. Amelia Biagioni

La ventana

Una ventana y nada más quisiera,
un fervoroso prólogo del vuelo,
que me instara a subir, con el modelo
de lo que se remonta en primavera.

Me bastaría sólo esa ligera
interrupción de muro y desconsuelo
para desvanecerme por el cielo
clara, sonora, libre, verdadera.

De tanto que la sueño, una mañana
encontraré en mi cuarto a la ventana
llamándome con luminoso grito.

Desde que se abra, viviré de suerte
que me sorprenda el plomo de la muerte
volando en mi retazo de infinito.

Amelia Biagioni  Amelia Biagioni

Publicado en Colección de textos literarios o no | Etiquetado | Deja un comentario

Ventana a YouTube. “All Apologies”. Nirvana

Vídeo | Publicado el por | Etiquetado , | Deja un comentario

Los 16 mejores libros del año: no pares en la Feria del Libro de Madrid hasta encontrarlos

El delicioso paseo primaveral por el Retiro es lo más fácil, acertar con las lecturas que nos silban desde las casetas no lo era tanto… hasta que llegó esta lista

Origen: Los 16 mejores libros del año: no pares en la Feria del Libro de Madrid hasta encontrarlos

Publicado en Bibliografía, De libros, bibliotecas,... | Etiquetado | Deja un comentario

Álbum de librerías incompleto. 120

Librería El tunel, Buenos Ares, Argentina
Librería en Antalya, Turquía
Publicado en Librerías | Etiquetado | Deja un comentario

Leer sin saber. Beatriz Sarlo

1559294402_580418_1559295502_noticia_normal

Adam Driver (izquierda) y Jonathan Pryce, en ‘El hombre que mató a don Quijote’, de Terry Gilliam.

Algunas ficciones pueden arrebatarnos desde un principio. Otras aparecen cuando no se las espera.

Origen: Leer sin saber | Babelia | EL PAÍS

Publicado en El oficio de lector | Etiquetado , | Deja un comentario

El impulso de escribir. Pedro Mairal

Pero no es de eso de lo que quiero hablar, sino del impulso que sentí ayer y antes de ayer cada vez que pensaba en escribir lo que estoy escribiendo ahora. Cuando premeditaba esto manejando, o bajo la ducha, o tirado en la cama, me parecía que tenía en la punta de la lengua toda la fuerza verbal, la cadena de frases que me iba a llevar a lo largo de estas páginas. Podía sentir esa vaguedad sintáctica del fluir de conciencia, esa instancia previa al lenguaje articulado donde todo parece posible. No diría que es una sensación falsa, porque lo que se siente realmente es que el texto ya está ahí, se intuye el párrafo, la progresión de imágenes, de ideas, la posible secuencia orgánica de la frase. Ese sueño diurno es real, esa emoción estética existe. Pero uno se sienta frente al teclado para escribir y esa ilusión de gracia se vuelve torpeza, como quien soñó que bailaba livianamente y una vez despierto intenta sin suerte hacer lo mismo. Quizá lo que llaman oficio de escritor no sea más que ser capaz de soportar esa desilusión, sabiendo que uno se entrega a lo desconocido, porque en esta gran incomodidad de las palabras reales y toscas hay una aventura, algo hacia lo cual nos movemos a tientas. Por ejemplo, ahora no sé para dónde irán los siguientes párrafos, y sin embargo estoy dispuesto a ir interrogando al lenguaje para ver la dirección que voy a tomar. De vez en cuando necesito dejarme llevar por la improvisación, porque en general trabajo dentro de estructuras y géneros literarios preestablecidos: novelas, cuentos, poemas, todas cajitas dentro de las cuales me muevo; novelas como casas, relatos como edificios de departamentos, poemas de dos ambientes…

Pedro Mairal. Maniobras de evasión

Publicado en El oficio de creador | Etiquetado | Deja un comentario

Las “K” me parecen feas, Franz Kafka

Después de Kafka, la ficción se plantea la exigencia de la plena presencia: qué diferente es esto del llamado «compromiso» de Sartre y otros. El escritor que «mora los destinos desde arriba», o sea…

Origen: Las “K” me parecen feas, Franz Kafka – Calle del Orco

Publicado en El oficio de creador | Etiquetado , | Deja un comentario