Álbum de Bibliotecas en construcción, LXXXII

Biblioteca de la Opéra Garnier en Paris, Francia

Biblioteca de la Opéra Garnier en Paris, Francia

 

Biblioteca de la Real Academia de la Lengua, Madrid

Biblioteca de la Real Academia de la Lengua, Madrid

 

 

 

Imagen | Publicado el por | Etiquetado | Deja un comentario

Descarga. Jean Paul Rich- Introducción a la estética

Literatura, Filosofía, Plástica, Historia, Antropología, Evolucionismo. Descarga libros. Audiotextos, poesía

Origen: Jean Paul – Introducción a la estética

Publicado en Descargas, Libros | Etiquetado , | Deja un comentario

Colección de citas literarias XIII

Julian Barnes

El arte es el susurro de la historia que se oye por encima del ruido del tiempo.

Julian Barnes

 

 

javier-montes

 

El privilegio del escritor es invitar a imaginar.

Javier Montes

 

 

chejov

 

 

No pulir, no limar demasiado; hay que ser desmañado y audaz. La brevedad es hermana del talento.

Antón P. Chéjov

 

 

Fitzgerald

 

 

Muéstrame un héroe y te escribiré una tragedia.

Scott Fitzgerald

Publicado en Citas literarias | Etiquetado , , , | Deja un comentario

«Carta de Paul Verlaine a Arthur Rimbaud». Londres, 1875.

No te escribí, contrariamente a mi promesa (si la memoria no me falla), porque todavía esperaba, lo confieso, una carta tuya satisfactoria. Puesto que nada recibí, nada respondí. Pero hoy rompo est…

Origen: «Carta de Paul Verlaine a Arthur Rimbaud» — Londres, 1875.

Publicado en Colección de textos literarios o no, Historia de la literatura | Etiquetado , | Deja un comentario

La espera del texto

George SteinerUn gran texto puede pasar siglos esperando. Pienso en el extraordinario ensayo en el que Walter Benjamin dice: “No hay ninguna prisa. Un gran poema puede esperar quinientos años sin que nadie lo lea o lo comprenda”. Llegará, no es él quien está en peligro, son los lectores.

 George Steiner

Publicado en El oficio de creador, El oficio de lector | Etiquetado | Deja un comentario

Cuaderno de poemas. Juan Carlos Onetti

Balada del ausente 

Entonces no me des un motivo por favor
No le des conciencia a la nostalgia,
La desesperación y el juego.
Pensarte y no verte
Sufrir en ti y no alzar mi grito
Rumiar a solas, gracias a ti, por mi culpa,
En lo único que puede ser
Enteramente pensado
Llamar sin voz porque Dios dispuso
Que si Él tiene compromisos
Si Dios mismo le impide contestar
Con dos dedos el saludo
Cotidiano, nocturno, inevitable
Es necesario aceptar la soledad,
Confortarse hermanado
Con el olor a perro, en esos días húmedos del sur,
En cualquier regreso
En cualquier hora cambiable del crepúsculo
Tu silencio
Y el paso indiferente de Dios que no ve ni saluda
Que no responde al sombrero enlutado
Golpeando las rodillas
Que teme a Dios y se preocupa
Por lo que opine, condene, rezongue, imponga.
No me des conciencia, grito, necesidad ni orden.
Estoy desnudo y lejos, lo que me dejaron
Giro hacia el mundo y su secreto de musgo,
Hacia la claridad dolorosa del mundo,
Desnudo, sólo, desarmado
bamboleo mi cuerpo enmagrecido
Tropiezo y avanzo
Me acerco tal vez a una frontera
A un odio inútil, a su creciente miseria
Y tampoco es consuelo
Esa dulce ilusión de paz y de combate
Porque la lejanía
No es ya, se disuelve en la espera
Graciosa, incomprensible, de ayudarme
A vivir y esperar.
Ningún otro país y para siempre.
Mi pie izquierdo en la barra de bronce
Fundido con ella.
El mozo que comprende, ayuda a esperar, cree lo que ignora.
Se aceptan todas las apuestas:
Eternidad, infierno, aventura, estupidez
Pero soy mayor
Ya ni siquiera creo,
En romper espejos
En la noche
Y lamerme la sangre de los dedos
Como si la hubiera traído desde allí
Como si la salobre mentira se espesara
Como si la sangre, pequeño dolor filoso,
Me aproximara a lo que resta vivo, blando y ágil.
Muerto por la distancia y el tiempo
Y yo la, lo pierdo, doy mi vida,
A cambio de vejeces y ambiciones ajenas
Cada día más antiguas, suciamente deseosas y extrañas.
Volver y no lo haré, dejar y no puedo.
Apoyar el zapato en el barrote de bronce
Y esperar sin prisa su vejez, su ajenidad, su diminuto no ser.
La paz y después, dichosamente, en seguida, nada.
Ahí estaré. El tiempo no tocará mi pelo, no inventará arrugas,
no me inflará las mejillas
Ahí estaré esperando una cita imposible, un encuentro que no se cumplirá.

Onetti

Juan Carlos Onetti

Publicado en Colección de textos literarios o no | Etiquetado | Deja un comentario

Descubrir la escritura

[…] El otro momento donde descubrí la escritura de verdad fue en una entrevista que nos hicieron a Borges y a mí en una antología. Yo era el menor, Borges era el mayor en todos los sentidos. Ahí nos preguntaban cuándo escribíamos. Yo conté las razones por las que escribía de noche, una disertación totalmente palabrera. Pero yo quería saber qué iba a decir Borges. Ante esa pregunta, dijo: siempre. Ahí me di cuenta: un escritor escribe siempre, aunque no escriba. No es el acto de escribir lo que te define como escritor, es tu manera de ver el mundo. Ahí entendí lo que es la escritura: no importa si no escribís durante un año, ya escribirás, porque si estás mirando la realidad desde la literatura, eso va a ir a parar a un libro. Que ese libro sea publicado es accesorio. Muchos grandes escritores han prescindido de la publicación. En mis talleres siempre digo lo mismo: si lo que quieren es publicar no vengan. Esto es para los que quieren escribir.

Abelardo Castillo 1Abelardo Castillo

Publicado en El oficio de creador | Etiquetado | Deja un comentario