El título de una de sus novelas y Víctor Hugo. James Salter

[…] No le hablé de la novela para la que acababa de esbozar unas primeras notas. El título (luego se titularía Todo lo que hay), Toda, provenía de los símbolos en clave que Victor Hugo usaba en sus cuadernos para ocultarle su agitada vida sexual a Juliette Drouet, de quien fue amante muchos años. Junto al nombre o las iniciales de una mujer, señalaba con una N, que significaba desnuda, y con otra cosa las caricias; Suísses, para los pechos, y así, en una especie de orden ascendente. Para el acto completo, escribía toda. Había alguna nota prácticamente a diario.

James Salter

Publicado en Anécdotas, Literatura | Etiquetado , | Deja un comentario

Crítica: “Bajo la superficie”. Daisy Johson

Publicado en Crítica literaria | Etiquetado | Deja un comentario

Para ser buen escritor. J. V. Foix

Al gran poeta J. V. Foix le preguntaron qué era necesario hacer para convertirse buen escritor y él, sin dudarlo, le respondió: “Voy a darte no uno sino seis consejos. ¡Seis! En primer lugar, tienes que leer, eso es lo más importante. En segundo, pero no menos necesario, deberías leer. Después, siguiendo esta misma línea, hay que leer. A ver, veamos, en cuarto lugar… es necesario caminar. Mucho. En quinto, volver a caminar. Y ya, para terminar, ¿sabes qué es aconsejable también? Caminar”.

J. V. Foix

(De un artículo de Laura Ferrero en El País. “No lo sé”)

Publicado en El oficio de creador | Etiquetado | Deja un comentario

Un pantalón de una sola pierna, la poesía es la reina de la literatura rumana, amaba el Nescafé: Mircea Cărtărescu

Cartarescu, el gran escritor de Bucarest. Foto: PezBanana

“Ahora la descentralización posmoderna ha producido una civilización sin cultura, una cultura sin arte, un arte sin literatura y una literatura sin poesía”, dice Mircea, tras lo cual comienza a nombrar a los grandes poetas rumanos, en el sentido de que “la poesía es la reina de la literatura rumana”

Origen: Un pantalón de una sola pierna, la poesía es la reina de la literatura rumana, amaba el Nescafé: Mircea Cărtărescu | Maremoto Maristain

Publicado en El oficio de creador, Literatura | Etiquetado | Deja un comentario

Colección de citas literarias. LXXIII

La belleza es aún más difícil de explicar que la felicidad.

Simone de Beauvoir

No conozco un placer como el de los libros, y leo poco. Los libros son presentados a los sueños, y no necesitan presentaciones quienes, con la facilidad de la vida, entablan conversación con ellos.

Fernando Pessoa

La infancia es felicidad, la adolescencia amor y el resto literatura”

Luis Landero

Todos tenemos un monte en nuestra infancia. Y por lejos que vagabundeemos, al final nos hallamos en sus sendas. Allá nos hicimos aquello que somos.»

Cesare Pavese

Publicado en Citas literarias | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Crítica: “La vida pequeña. El arte de la fuga”, de J. A. González Sainz. Antonio Muñoz Molina

Publicado en Crítica literaria | Etiquetado , | Deja un comentario

Lectura: ‘Otoño’. Ali Smith

La escritora escocesa Ali Smith

Crítica de ‘Otoño’: quien no arriesga no gana

Ali Smith arranca con esta novela una tetralogía sobre el paso devastador del tiempo con el trasfondo del ‘brexit’

Origen: Crítica de ‘Otoño’: quien no arriesga no gana


Textos

Daniel está sumido en lo que llaman «fase de sueño prolongado». Siempre que Elisabeth lo visita, el empleado que en ese momento se encuentra de servicio le dice que es el estado que experimentan las personas que están a punto de morir. Daniel es precioso. Parece diminuto en la cama, como si solo fuese una cabeza. Ahora es pequeño y frágil, delgado como la caricatura de una raspa de sardina devorada por la caricatura de un gato, el cuerpo tan consumido que apenas se distingue en la colcha. Es solo una cabeza suelta en la almohada; una cabeza con una cueva, y esa cueva es la boca. Los ojos cerrados le lagrimean. Una larga pausa separa cada inspiración de cada espiración. Durante esa larga pausa no respira, por lo que después de la espiración cabe la posibilidad de que no vuelva a inspirar. Parece imposible que alguien pueda pasar tanto tiempo sin respirar y, sin embargo, siga vivo y respirando. Ha vivido sus buenos años, dicen los auxiliares de enfermería. Ha disfrutado de una larga vida, dicen los auxiliares de enfermería, como insinuando que ya no se alargará más. ¿De veras? No conocen a Daniel. ¿Es usted pariente? Porque no hemos conseguido localizar a ningún familiar del señor Gluck, le había dicho la recepcionista la primera vez que Elisabeth fue a la residencia. Elisabeth mintió sin más. Les dio su número de móvil, y también el teléfono fijo y la dirección de su madre. Necesitamos un documento de identidad, había dicho la recepcionista. Elisabeth le había mostrado su pasaporte. Este pasaporte ha caducado, había dicho la recepcionista. Sí, pero hace solo un mes. Voy a renovarlo. Se ve claramente que soy yo.


Si era realmente muy viejo, el vecino, no se parecía en nada a las personas viejas que salían por la tele, que siempre parecían atrapadas dentro de una máscara de goma que no les cubría solo la cara, sino que iba de la cabeza a los pies, y si la rasgabas o la rompías era como si surgiera de su interior una persona joven, intacta y prístina, que salía de la vieja piel falsa como un plátano al que le quitas la cáscara. Sin embargo, cuando estaban atrapadas dentro de esa piel, los ojos de las personas, al menos de las que salían en las películas y las series, parecían desesperados, como si intentaran transmitir con la mirada, sin revelarlo directamente, que su yo viejo y vacío las había apresado en su interior por algún motivo siniestro, como esas avispas que ponen huevos dentro de otros insectos para que sus larvas los devoren al nacer. Salvo que en este caso era al revés, el yo viejo se alimentaba del yo joven. Lo único que quedaba de la versión joven eran los ojos, suplicantes, atrapados detrás de las cuencas.

Publicado en El oficio de lector, Lecturas recomendadas | Etiquetado | Deja un comentario

Prosas para la infamia. Antonio Muñoz Molina

Publicado en Colección de textos de actualidad, Colección de textos literarios o no | Etiquetado | Deja un comentario

La novela y sus personajes. Georges Simenon

Vivimos en una época en que los escritores carecen de barreras a su alrededor y pueden presentar a los personajes como se les antoje. Puedes escribir un bonito relato sobre los primeros diez meses de una pareja de amantes, como se hacía en la literatura de antaño. Puedes optar por contar también cuando empiezan a aburrirse, eso era lo que hacían a finales del siglo pasado. Pero cabe ir todavía más allá: el hombre tiene cincuenta años y trata de tener otra vida, la mujer se pone celosa y hay hijos de por medio. Ahora estamos en este tercer relato. No nos detenemos cuando se casan, no nos detenemos cuando empiezan a aburrirse, vamos hasta el final.

Georges Simenon

Publicado en Sin categoria | Deja un comentario

Cuaderno de poemas. Jaime Sabines

El mar se mide por olas,
el cielo por alas,
nosotros por lágrimas.

El aire descansa en las hojas,
el agua en los ojos,
nosotros en nada.

Parece que sales y soles,
nosotros y nada…

Jaime Sabines

Publicado en Colección de textos literarios o no, Sin categoria | Etiquetado | Deja un comentario