Juan Marsé y Enric González o el oficio de ser escritor

Cada uno tiene su método de trabajo. Yo confío en que el libro se haga él solo. Por decirlo de alguna manera, le doy confianza. Empiezo en un punto, intuyo que la historia puede ser interesante y que hay personajes que pueden dar sorpresas conforme los vaya trabajando, pero aún no lo sé con seguridad, es una intuición. Entonces hago una especie de borrador que es como una guía muy provisional donde incluso ordeno diversos episodios que creo que pueden llegar a constituir la novela. Y sobre este guión me pongo a trabajar, de manera similar a lo que se hace con el guion cinematográfico. Durante el transcurso del trabajo me veo constantemente obligado a modificar ese guión. Eso quiere decir que la novela crece por su cuenta e impone sus normas contradiciendo, en ocasiones, a lo que yo me había propuesto. Hay personajes que en principio podían haberme parecido muy importantes, incluyendo al protagonista, pero que conforme avanzo en el trabajo no lo son tanto. En cambio, personajes muy secundarios que pensaba que tendrían un comportamiento muy episódico y funcional de repente crecen y se convierten en otra cosa. Es decir, cuando empiezo a trabajar no tengo la novela completa en la cabeza. Tengo una historia que me parece que tiene un principio y un final, pero poca cosa más. Necesito mucha paciencia para la escritura, ya que no me considero muy dotado. Mis primeras versiones acostumbran a ser horripilantes. Si escribo un par de páginas sobre una escena que me interesa, habrá sólo un párrafo o unas líneas que sirvan. No es que el resto no sirva, pero tiene que ser reescrito porque tal y como está carece de vida. A veces tardo meses en encontrar la solución a un pequeño episodio. En toda escena, por pequeña o no muy importante que sea, tiene que haber un detalle, una frase, un algo que le dé vida. Puedo encontrarlo a través de una descripción, de un imprevisto, de un detalle. Por lo tanto escribo mucho y muchas versiones.

Origen: Juan Marsé y Enric González o el oficio de ser escritor – Jot Down Cultural Magazine

Publicado en El oficio de creador, Entrevista | Etiquetado , | Deja un comentario

El don de escribir. Françoise Sagan

Descubrí que el don de escribir era un regalo de la suerte, hecho a muy pocas personas, y que los pobres bobos que querían convertirlo en una carrera o un pasatiempo no eran otra cosa que unos miserables sacrílegos […] Yo aprendí, pues, también con Proust, la dificultad y el sentido de las jerarquías en mi pasión. Aunque, por otra parte, todo lo aprendí de Proust.

Françoise Sagan

Publicado en El oficio de creador | Etiquetado | Deja un comentario

Vargas Llosa se reencuentra con Borges

Jorge Luis Borges y Mario Vargas Llosa

El ensayo ‘Medio siglo con Borges’ es un festín de la inteligencia que une a dos comensales extraordinarios y casi antagónicos

Origen: Vargas Llosa se reencuentra con Borges | El Cultural

Publicado en Historia de la literatura | Etiquetado , | Deja un comentario

Habito tus ojos. Alejandra Pizarnik

Entonces llegas tú, con ojos, con miradas, contemplándome hasta quemar mi edad y mi historia. Me regresas, me trasladas al tiempo sin números, me zambulles en el mar de sangre y cielo. Yo duermo y oficio de contemplada. Mis ojos arrojan fuego verde por los párpados cerrados. Sonrío como un pájaro que muere en medio de su canto. Me deshago en tu mirada: en tus ojos hay la seguridad y el orden, hay la creación, hay la poesía seria como una invocación a la lluvia. Habito tus ojos para guarecerme del frío y del peligro conocido. En tus ojos hay las aventuras que siempre finalizan con manos entrelazadas. Llega a mí.

Alejandra Pizarnik. Diarios.

Publicado en Colección de textos literarios o no | Etiquetado | Deja un comentario

Cuaderno de poemas. “La muchacha de Budapest”. Henri Michaux

Tomé sitio en la cálida bruma
del aliento de una muchacha.
Me fui, no abandoné mi lugar.
Sus brazos no pesan nada.
Se los encuentra como el agua.
Lo marchito se esfuma en su presencia.
Sólo sus ojos permanecen.
Largas y hermosas hierbas,
largas y hermosas flores
crecían en nuestro campo.
Ligero obstáculo en mi pecho,
cómo te apoyas ahora.
Ta apoyas tanto,
ahora que ya no estás.

Henri Michaux
Publicado en Colección de textos literarios o no | Etiquetado | Deja un comentario

Ventana a YouTube. Instrucciones para dar cuerda a un reloj. Cortázar

Vídeo | Publicado el por | Etiquetado | Deja un comentario

Video. El maestro Galeano

Vídeo | Publicado el por | Etiquetado | Deja un comentario

Álbum de Bibliotecas en construcción. CLIX

Albertine Bookstore inside a historic mansion in NYC

Antigua biblioteca móvil (Australia, años 40)
Imagen | Publicado el por | Etiquetado | Deja un comentario

Yolanda Arencibia: “La literatura de Galdós ha sido despreciada sin conocerla”

Benito Pérez Galdós

“La relación entre don Benito y yo no fue amor a primera vista”, reconoce la profesora emérita y catedrática de Literatura Yolanda Arencibia (Las Palmas, 1939), algo que le hace sonreír hoy más de 60 años después de aquel momento en que mientras cursaba la […]

Origen: Yolanda Arencibia: “La literatura de Galdós ha sido despreciada sin conocerla” | El Cultural

Publicado en Entrevista, Literatura | Etiquetado | Deja un comentario

Minicuento: “El drama del desencantado”. Gabriel García Márquez

…el drama del desencantado que se arrojó a la calle desde el décimo piso, y a medida que caía iba viendo a través de las ventanas la intimidad de sus vecinos, las pequeñas tragedias domésticas, los amores furtivos, los breves instantes de felicidad, cuyas noticias no habían llegado nunca hasta la escalera común, de modo que en el instante de reventarse contra el pavimento de la calle había cambiado por completo su concepción del mundo, y había llegado a la conclusión de que aquella vida que abandonaba para siempre por la puerta falsa valía la pena de ser vivida.

FIN

Gabriel García Márquez

(A través de “Arte y Literatura”)

Publicado en Colección de textos literarios o no | Etiquetado | Deja un comentario