Henri Michaux en todo su esplendor, a través de dos textos

Me disponía a comer una ostra. Pero resulta que tenía pestañas, largas y rojizas. Desde entonces, para ella fue un juego localizarme, vigilarme sin flaquear, intimidarme y obligarme, dentro de la mayor confusión, a retirarme de esa mesa a la que me había sentado, seguro de mi fuerza, unos minutos antes.

***

Cada noche, como castigo, un arado diminuto labra en mi médula un surco pequeño, muy pequeño, que nunca se llenará, nunca jamás.

El labrado-viviente aún confía. A ratos, la vida le parece hermosa.

Sin embargo, una noche explotó con inmenso estruendo, una gran aglomeración e islas que yo acumulaba en secreto en mi espalda. Hay un minuto de vaivén, un minuto de profundo vuelco de la desgracia, y la noche concluye en un abismo de olvido.

Entonces se dibuja, algo más profundo, el pequeño surco cada vez más profundo.

Henri Michaux

Henri Michaux

(A treavés de “Zoopat”)

 

Esta entrada fue publicada en Colección de textos literarios o no y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s