Cuaderno de poemas. Eugenio Montale

Tráeme el girasol para que lo trasplante

a mi tierra quemada por la sal,

y muestre todo el día al azul espejeante del cielo la ansiedad de su rostro amarillento.

Tienden a la claridad las cosas oscuras,

se consumen los cuerpos en un fluir

de colores: esos en música. Desvanecerse

es, pues, la mayor de las venturas.

Tráeme tú la planta que conduce

donde surgen rubias transparencias

y se evapora la vida cual esencia;

tráeme el girasol enloquecido de luz.

Eugenio Montale

Esta entrada fue publicada en Colección de textos literarios o no y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s