Reflexiones. Adam Zagajewski

Pero envejecer no es una tragedia, a condición de que la mente no se entumezca, no se aburra del espectáculo del mundo y no reniegue de la curiosidad. A los jóvenes y a los viejos no les separa ningún abismo. El verdadero abismo se abre entre los vivos y los muertos. Y todavía es mayor entre los que nunca nacieron y nosotros, que hemos conocido el sabor de la existencia.

Adam Zagajewski
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s