Es la vida, compañeros…

Esa niña que tan cruelmente agoniza entre muñecas y cortinas y aroma de flores en el piso humillado.

Esa niña de pelo mojado en transpiración y ojeras profundas como jardines quemados de la Segunda Guerra.

Esa niña que rima débilmente palabras absurdas con las pupilas fijas en los pliegues de la cama demasiado grande.

Es la vida, compañeros, que lánguidamente nos da la espalda como no queriendo despedirse.

Bolaño    Roberto Bolaño

Esta entrada fue publicada en Colección de textos literarios o no y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s