El escritor Graham Greene

P.: Bien. ¿Cómo trabaja? ¿Tiene un horario fijo? 

R.: Antes lo tenía; ahora me marco un número de palabras por día.

P.: ¿Cuántas?

R.: Quinientas, pero lo subo a setecientas cincuenta a medida que avanza el libro. Releo el mismo día, vuelvo a releer a la mañana siguiente, y así una y otra vez, hasta que el pasaje ha quedado tan atrás que no incide en el que estoy escribiendo. Corrijo a máquina, pero la última corrección la hago en galeradas.

P.: ¿Corrige usted mucho? 

R.: No demasiado.

Graham Greene

Esta entrada fue publicada en El oficio de creador y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s