La poesía y la razón. Adam Zagajewski

Alguien que defiende la poesía y la magia no tiene por qué ser, al mismo tiempo, enemigo de la razón, ni siquiera del sentido común. En nuestro mundo, en el mundo de la economía de mercado y de los ordenadores, la razón y el sentido común se encuentran en una situación privilegiada. Alguien que defiende la poesía está en la posición del débil, y no es -no debería ser- tan loco como para exigir la abolición de la razón. Propongo solamente la negociación de un nuevo status quo; más espacio para la imaginación, más comprensión para los sueños y la magia.

Se trata, por lo demás, no sólo del respeto a la razón derivado exclusivamente del reconocimiento de su fuerte posición ventajosa; la razón ordena la vida colectiva, la salva de la demencia.

Adam Zagajewski
Esta entrada fue publicada en Teoría literaria y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La poesía y la razón. Adam Zagajewski

  1. Melitón B. Firefly dijo:

    Sólo quiero abundar, como ignorante, en lo que señala un sabio como Zagajewski.

    Es una ilusión que la razón lo controle todo. Ya le gustaría. Debemos partir de que la razón es algo que, aunque aparentemente lo ordene todo, cuesta un esfuerzo, y muchas veces escasea entre nosotros, que nos dejamos llevar por los sentimientos, a poco que nos descuidemos. En otras ocasiones hay razonamientos perversos que llevan al crimen, directamente. Basta mirar a la Historia, a la atronadora “actualidad”.

    Ya dijo Jonathan Swift, en expresión marmórea: el hombre es “rationis capax”, es decir, capaz de razón, como plasma en su obra, y como vivió en su época.

    Luego, la literatura (y la poesía, por supuesto) es bisnieta de la contabilidad sumeria. Recuerdo que, en italiano, contable es “raggioniere” (¿racionalizador?). Antonio Gamoneda y T.S. Eliot son grandes bardos que trabajaron durante años en bancos. Así, la literatura debe retener un mínimo de racionalidad para tener sentido.

    Todo está relacionado, y como saben los que se dedican a la cosa, los publicistas y los asesores de los gobernantes, predomina lo irracional, queramos o no. Debemos luchar, pues, para que no se pierda esa cuota siempre necesaria de razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s