David Foster Wallace. Lección literaria

Tienes que disciplinarte para extraer la parte de ti capaz de amar en lugar de esa parte que solo quiere ser amada. Sé que decir esto no está de moda en absoluto, pero una de las cosas que los escritores verdaderamente grandes hacen es darle algo al lector, que saldrá mucho más lleno que como entró. Lo pernicioso del ambiente cultural de hoy día es que hace que dé miedo llevar esto a cabo. La voluntad de revelarte a ti mismo, de abrirte en un sentido espiritual y emocional, de intentar que el lector sienta algo de verdad, amenaza con hacerte parecer banal o melodramático o ingenuo o pasado de moda o ñoño. Lograr que la escritura sea más generosa y menos guiada por el ego requiere un tipo de coraje que no tengo todavía. Un buen texto tiene algo de eternamente vital y sagrado. Algo que no tiene mucho que ver con el talento. El talento es solo un instrumento. Es como tener un bolígrafo que funciona en lugar de uno que no.

David Foster Wallace

Esta entrada fue publicada en El oficio de creador y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s