Nosotros podemos ser ficticios

¿Por qué nos inquieta que el mapa esté incluido en el mapa y las mil y una noches en el libro de «Las Mil y Una Noches»? ¿Por qué nos inquieta que Don Quijote sea lector del «Quijote» y Hamlet espectador de «Hamlet»? Creo haber dado con la causa: tales inversiones sugieren que si los caracteres de una ficción pueden ser lectores o espectadores, nosotros, sus lectores o espectadores, podemos ser ficticios. En 1833, Carlyle observo que la historia universal es un infinito libro sagrado que todos los hombres escriben y leen y tratan de entender, y en el que también los escriben.

borgesJorge Luis BorgesMagias parciales del Quijote

(A través de “Calle del Orco”)

Esta entrada fue publicada en El oficio de creador, El oficio de lector, Teoría literaria y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Nosotros podemos ser ficticios

  1. O como en las “nivolas” del gran Unamuno.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s