Escribir para comprender el mundo

Nadie divide, nadie separa su vida en «vida soñada» y «vida real». En verdad, la vida, como bien saben todos los místicos y todos los poetas, es un sueño. Simplemente les diferencia el granulado, la textura. Para mí no existió nunca una línea de demarcación entre mi vida exterior y mi vida interior. Siempre ha sido normal soñar y escribir literatura. De hecho, son dos actividades igualmente fantásticas, fantasmagóricas. Pero para mí resulta también fantástica cualquiera de las cosas que me pasan en el día a día, porque vivo en un mundo que no comprendo. En cierto modo, cada uno de mis libros es una tentativa de comprender ese mundo. Y quizás por eso escribir siempre constituye un fracaso, pero un fracaso que hay que retomar continuamente. Nadie puede tocar una estrella, pero puedes extender el dedo hacia ella. Todos mis libros consisten en un gesto como ese. Un gesto simbólico.

Mircea Cartarescu

Mircea Cartarescu

Esta entrada fue publicada en El oficio de creador, Reflexión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s