Max Jacob. Consejos a un joven poeta, 12

No se aburra. El aburrimiento es un pecado mortal en materia de poesía. El aburrimiento es el infierno de la poesía….a menos que se trate de un bello aburrimiento, el de Byron, quien había recorrido las ciencias, el mundo, la tierra, las lenguas y el amor. […]

No lea mediocridades. Lea las obras de los grandes espíritus y camine en su compañía. O bien instrúyase…, cultive se memoria. La memoria es la clave de todo, créame. […]

Abúrrase. Porque ese día cogerá pluma y papel y quizá haga una obra maestra. Todo depende de la calidad del aburrimiento.

No hay por qué trabajar todo el tiempo. Hay que elegir los momentos, saber ser oportuno. Hay que digerir. Sí. En la digestión de los conocimientos es donde reside el talento. Lo esencial es no tener minutos vulgares o insignificantes.

Amar las palabras. Amar una palabra. Repetirla, hacer gárgaras con ella. Tal como un pintor ama una línea, una forma, un color. (MUY IMPORTANTE.)

En torno a una palabra se coagula una frase, un verso, una estrofa, una idea. ¡Qué modo tan bello de exteriorización! Y exteriorizar lo es todo.

Max Jacob 2  Max Jacob. Consejos a un joven poeta

 

Esta entrada fue publicada en Didáctica literaria, El oficio de creador y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s