Inicios V

Svetlana Alexievich. Voces de chernóbil

 

 

No sé de qué hablar…¿De la muerte o del amor? ¿O es lo mismo? ¿De qué?

Svetlana Aleixievich. Voces de Chernóbil

 

 

Don DeLillo. La Estrella de Ratner

 

El pequeño Billy Twillig se subió a bordo de un 747 con rumbo a una tierra lejana. Esto se sabe a ciencia cierta. El hecho de que se subió al avión. El avión era un Sony 747, etiquetado  como tal y programado para llegar a su punto de destino un número exacto de horas después del despegue. Todo esto es susceptible de verificación, marcado con guijarros (khalix, calculus), tan real como el número uno.

Don DeLillo. La Estrella de Ratner

 

 

Carson McCullers. El corazón es un cazador solitario

 

 

 

En la ciudad había dos mudos, y siempre estaban juntos.

Carson McCullers. El corazón es un cazador solitario

 

 

 

Borges. Las Ruinas Circulares

 

Nadie lo vio desembarcar en la unánime noche, nadie vio la canoa de bambú sumiéndose en el fango sagrado, pero a los pocos días nadie ignoraba que el hombre taciturno venía del Sur y que su patria era una de las infinitas aldeas que están aguas arriba, en el flanco violento de la montaña, donde el idioma zend no está contaminado de griego y donde es infrecuente la lepra.

Jorge Luis Borges. Las Ruinas Circulares

Esta entrada fue publicada en El oficio de lector, Inicios y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s