Inicios

La vida es sencilla para el corazón: late mientras puede. Luego se para.

Karl Ove Knausgard. La muerte del padreKarl Ove Knausgârd: La muerte del padre

 

 

 

Si soy el héroe de mi propia vida o si otro cualquiera me reemplazará, lo dirán estas páginas.

Charles Dikens. David CopperfieldChrales Dickens: David Copperfield

 

 

 

“Para nacer de nuevo”, cantó Gibreel Farishata cayendo de los cielos, “primero hay que morir”.

Salman Rushdie. Versos satánicosSalmar Rushdie: Versos satánicos

 

 

 

Es una verdad universalmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa.

Jane Austen. Orgullo y prejucioJane Austen: Orgullo y prejuicios

Esta entrada fue publicada en Colección de textos literarios o no, El oficio de lector, Inicios y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s