Max Jacob. Consejos a un joven poeta, 14

El trabajo

La primera característica del trabajo es la separación. Hallándose presente y visible, es menester separarse de lo que esté presente y visible. Cavar un abismo entre el tú y el yo, construir una ciudadela alrededor del yo. Cuando haya creado ese abismo, ya habrá trabajado bien: son necesarios tanto el tiempo como una aplicación minuciosa.

La segunda característica del trabajo es el silencio. ¿Va a alentar esas conversaciones absurdas e insignificantes mezclándose con ellas?

¿O, por el contrario, hará de profesor y enseñará a las gentes que sus conversaciones son absurdas?

Entonces, ¡cállese!

La tercera característica del trabajo es la ignorancia. La ignorancia junto con una formidable erudición. Desde la primera  palabra erudita, pregúntese: «¿Lo sabe?» «¿Cómo lo sabe?» «¿De dónde le viene este conocimiento?» De ahí, una constante revisión de los valores. Entonces, le sobrevendrá esa carcajada que sugieren el mundo, la ciencia, la filosofía, las ciencias, las filosofías. Esa carcajada es la sabiduría, la escalera hacia Dios.

Max Jacob 2

Max Jacob. Consejos a un joven poeta.

Esta entrada fue publicada en Didáctica literaria, El oficio de creador y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s