Max Jacob. Consejos a un joven poeta, 9

Lo que hace a un gran médico o a un gran poeta no es el número de libros que hayan leído, sino la calidad de su vida interior: la digestión de los conocimientos, la «búsqueda».

Preguntaban a Rockefeller cómo había hecho su fortuna: «Buscando cómo se podía hacer fortuna con cada uno de los objetos que tocaba». Idem para la poesía, la literatura.

«Literariamente es bello», decía Jarry (Alfred Jarry (1973-1907). Hay una belleza literaria. Buscarla, sentirla, crearla, inventarla.

Tenga por seguro que la boca habla de la abundancia del corazón. Si posee un corazón bello y un bello cerebro, creará belleza. Si no, creará fealdad, pues el demonio no crea la belleza. Los creadores sublimes eran sublimes en su vida. La bajeza de la literatura del siglo XX proviene de que es una época rastrera, calculadora, la inventora del sistema D y otras ignominias.

Max Jacob 2  Max Jacob. Consejos a un joven poeta

 

Esta entrada fue publicada en Didáctica literaria, El oficio de creador y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s