Antología de pequeños tesoros literarios. Alda Merini

Los poetas trabajan de noche,
cuando el tiempo no les urge,
cuando se calla el ruido de la multitud
y termina el linchamiento de las horas.

Los poetas trabajan en la oscuridad como halcones nocturnos o ruiseñores de canto dulcísimo y temen ofender a Dios.

Pero los poetas, en su silencio, hacen mucho más ruido que una dorada cúpula de estrellas.

Alda Merini


Esta entrada fue publicada en Antología de pequeños textos literarios y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s